Contaminación ambiental

La contaminación ambiental es una cuestión muy interesante que a su vez afecta a múltiples facetas de nuestras vidas. En este artículo repasaremos cómo está la situación actual de esta temática en nuestro planeta. A continuación abordaremos cómo se puede prevenir la contaminación ambiental y qué actores pueden participar en ello (dedicando un apartado especial a las empresas).  También nos fijaremos en las ciudades y tendremos en cuenta la relevancia del agua (sobre todo como factor energético). Por último, mencionaremos cómo afecta desde el punto de vista económico todo lo relacionado con la contaminación ambiental.

Contaminación ambiental, la vulnerabilidad del presente

Toda la energía de origen fósil es primordial sobre otras, y así va a continuar durante muchos años. Las predicciones sobre su agotamiento nos presentan escenarios de crisis energética a un preocupante corto plazo. Los datos sobre las reservas fósiles nos dicen que son limitadas. Se dice que el petróleo, el gas natural y el uranio no durarán más allá de medio siglo. Esto sin contemplar que la demanda puede subir, llegando al límite en que se produzca una crisis energética irreparable.

Esta es una de las razones principales de los actuales conflictos geopolíticos. El Golfo Pérsico es una de las zonas productoras, con el 65% de las reservas de petróleo aprobadas. Nadie sabe con exactitud qué es lo que se sucederá, así como hace 60 años atrás nadie sabía el giro que iba a tomar China o el que pueden tomar la India y Pakistán. Es realmente difícil calcular la demanda de los recursos.

Las preocupaciones por la crisis energética son muy reales y representan nuestra mayor vulnerabilidad para nuestros sistemas urbanos. A esta problemática se añaden otras como la inmigración, las consecuencias ambientales, como cambios climáticos, y por supuesto la economía. Para evaluar los riesgos que conlleva la contaminación ambiental se requiere de la consideración de los factores de presión químicos y no químicos, así como de prioridades y los valores comunitarios.

La vulnerabilidad se caracteriza por el grado de exposición a los contaminantes, la susceptibilidad de cada individuo a los efectos tóxicos de la contaminación, la preparación para hacer frente a las amenazas ambientales y en la capacidad de respuesta para la recuperación, para lograr atenuar los riesgos que siempre conlleva la contaminación ambiental.

Lo más importante es que tenemos que aprender cuán vulnerables somos cada uno al estar expuestos a los contaminantes, no solamente saber que la contaminación está en el aire, el agua o el suelo. Ser conscientes de que la mayoría de las enfermedades respiratorias están ligadas a estos factores tóxicos.

Contaminación ambiental

Hay que saber quiénes tienen más contacto con los agentes contaminantes y el efecto en el organismo según la edad, contemplando que los niños y las personas adultas son los que más expuestos están a contraer enfermedades crónicas.

Educación participativa contra la contaminación ambiental

Las campañas de comunicación educacional sobre la protección del medio ambiente deben ser un proceso interesante, dirigido a desarrollar una sociedad consciente y preocupada por las consecuencias de sus malos hábitos.

Se aprovecha mejor cuando los procesos de aprendizaje son prácticos y no solamente técnicos, han de ser motivadores para promover en las personas verdaderos cambios para solucionar los problemas presentes y evitar los futuros.

Es importante contar con el apoyo de instituciones educativas, además de distintas organizaciones de la sociedad. Incluso de empresas que asuman responsabilidades para el proceso educativo que implica mejorar la calidad de vida en un entorno en concreto.

De esta manera, no sólo los alumnos de las escuelas cambiarán y mejorarán sus hábitos ambientales, sino también el personal, los empresarios y comunicadores aprenden una propuesta que puede ser transmitida a su entorno familiar y de amistades.

Educación participativa contra la contaminación ambiental

El método educativo debe incluir los siguientes 2 conceptos:

Consumo responsable: para ello debe tenerse en cuenta el precio, calidad y características sociales y laborales de la producción, y las consecuencias ambientales posteriores del consumo de bienes y servicios. Antes de llegar al consumidor pasa por todo un proceso de elaboración, y éste debe promover la equidad de participación y cuidado con el medio ambiente.

Minimizar residuos: ley de las cuatro R’s.

  1. Reducir: diseñar procesos que cambien su tecnología por una más limpia, equipos eficientes, renovación de materias primas.
  2. Reutilizar: recobrar  materiales e introducción de nuevos procesos de producción y consumo.
  3. Reciclar: rescatar materiales a partir de basuras y de residuos, así como su entorno para su reutilización. El reciclaje requiere de una estructura organizativa, tecnológica y económica que en la reutilización. Incluye, además, el compostaje y la biometanización, pero la incineración no.
  4. Recuperar: extracción de las sustancias y recursos valiosos contenidos en todos los subproductos. Incluye la valorización de residuos mediante combustión controlada y el vertimiento a un deposito controlado.

Diseñando para combatir la contaminación ambiental

Se pretende no sólo crear una cultura colectiva para cuidar el medio ambiente, sino un cambio de estilo de vida radical a favor de prácticas confiables y seguras tanto para las personas como para el medio ambiente.

Es importante tener conocimientos sobre seguridad electrónica, materiales no combustibles, formulas químicas más confiables y mejores prácticas ambientales. Es importante conocer gran variedad de enfoques de diseño que reduzcan el impacto global en la salud humana.

Procesos de producción a favor del medio ambiente

Están enfocados a que la extracción de materias primas, el procesamiento y la fabricación de los productos se realicen con materiales que no sean peligrosos para el medio ambiente o para los trabajadores que tienen contacto directo en dichos procesos.

Debe incluir la disminución de residuos peligrosos, contaminación del aire, el consumo de la energía y todos los recursos que puedan ser sustentables y ayuden al ahorro de energía y evitar la contaminación.

Deben emplearse envases ecológicos, de esta forma los materiales utilizados en el embalaje no serán nocivos para el medio ambiente. Siempre se puede comenzar por pequeños cambios, eliminando el papel y envasados de productos que no lo necesitan, y llevando a cabo un uso eficiente de materiales reciclados.

Diseñando para combatir la contaminación ambiental

Muy pocas empresas se preocupan por el final de la vida útil del producto que venden. La nueva realidad enfocada a diseñar a favor del medio ambiente deberá contemplar esto. Algunos productos emiten compuestos peligrosos después de que son desechados.

Se busca una planificación desde el inicio del producto que brinde la oportunidad de reutilizar el producto o de poder restaurarlo fácilmente para evitar tantos desperdicios.

Las evaluaciones de ciclos de vida (LCA) sirven como instrumento para medir el impacto ambiental de un producto o proceso. Compara diferentes productos de distintas categorías, entre ellas el uso de energía, toxicidad, su consecuencia sobre la acidificación, emisiones de CO2 y agotamiento o impacto sobre la capa de ozono, así como el consumo de los recursos naturales.

Previniendo la contaminación ambiental en las empresas

Hemos llegado a un punto en el que la contaminación ambiental ha dejado de verse como un mal necesario y se considera como lo que realmente es: un problema grave que muestra la ineficiencia y atraso tecnológico, pero sobre todo una muestra de la poca cultura ambiental que tenemos.

Para poder reducir la contaminación ambiental debe hacerse desde el origen de ésta, ya sea reduciendo el volumen del contaminante o la disminución en la toxicidad del mismo.

Son las empresas las que generan más contaminación y deberían ser más estrictas con sus controles de higiene y seguridad. Podrían hacerlo de las siguientes maneras:

  • Administrando los inventarios de una manera eficaz para evitar los desperdicios, en especial de las materias primas.
  • Innovación en los procesos, productos y equipo, con el fin de eliminar los residuos mediante una mejora de prácticas en manufactura y mantenimiento preventivos.
  • Renovar el uso de energía sostenible y reforzar la cultura de uso del agua. Reciclar o reutilizar productos y desechos que garanticen calidad e higiene.
  • Realizar cambios tecnológicos para remplazar lo obsoleto o que contamine. Utilizar materias primas y productos menos contaminantes o reciclables. Esto último ayudará a incrementar la eficiencia en los procesos y aumentar la vida útil de los equipos.

Un verdadero concepto innovador sería comenzar a diseñar todos nuestros productos en beneficio del ambiente, no solamente de nosotros. No sólo estaríamos disminuyendo los impactos ambientales que se generan durante los procesos de producción, sino que estaríamos creando una nueva forma de satisfacer al cliente.

Con esto se busca reducir la cantidad de agua residual que se debe tratar, minimizar los desechos sólidos que luego deben manejarse  y reducir las emisiones a la atmósfera que se deben controlar. Pero, sobre todo, evitar incinerar o confinar cada vez más residuos peligrosos.

Previniendo la contaminación ambiental en las empresas

La prevención de la contaminación ambiental debe ser constante y permanente, no sólo limitarse a poner en marcha las medidas más benéficas para la empresa. Se deben realizar revisiones en las prácticas administrativas y operativas enfocándolas a que fluya en ellos la mejora continua.

Gestión de residuos urbanos para la prevención de la contaminación ambiental

Esta es una estrategia en la que todos estamos involucrados: el aumento en la responsabilidad de implementar acciones encausadas a solucionar los problemas de la generación de residuos. Esto implica un desarrollo social, económico y tecnológico para preservar el medio ambiente.

Esta gestión comprende 5 pasos principales:

  1. Manejo de origen: se incluye a todo el personal de recolección, enfocándose en el almacenamiento y tratamiento de todos los residuos en el interior de una vivienda o local comercial e industrial.
  2. Recolección y transporte: comprende las operaciones de carga, transporte y descarga de todos los residuos, desde su presentación hasta la descarga final para su tratamiento, transferencia o vertedero. Deben utilizarse camiones acondicionados, en especial en las grandes ciudades. Han de ser compactadores, que den rapidez y buen aspecto al servicio. La frecuencia de las recolecciones estará determinada por la disponibilidad de los recursos, la distribución de las casas, las costumbre, el poder adquisitivo y el desarrollo comercial. Se necesita el hábito de que las recolecciones sean domiciliarias y realizarse por medio de contenedores comunitarios, los cuales estarán ubicados en lugares estratégicos y cercanos.
  3. Separación, tratamiento: en las plantas de separación deben contar con los equipos, herramientas y estructuras que se necesitan para realizar la producción, clasificación, procesamiento y acondicionamiento de todos los residuos que posteriormente se puedan transformar y comercializar. Incluso la separación en algunos lugares la pueden realizar los recolectores informales en las calles y basureros.
  4. Disposición final: el tratamiento permite reducir la cantidad y toxicidad de los desechos generados. Entre ellos se encuentran la incineración o los tratamientos biológicos.
  5. Reciclaje: aquellos residuos que resultan de la separación en plantas o de la agregación realizada por los recolectores informales, que se destinaran al reciclado. Este proceso tiene como finalidad la transformación de los componentes que contiene los residuos urbanos. Los beneficios que más podemos destacar son la conservación y ahorro de energía, además de la conservación y ahorro de los recursos naturales, así como la disminución del volumen de residuos que se deben eliminar y protección en el medio ambiente.

Movilidad urbana para reducir la contaminación ambiental

El transporte representa en muchas ciudades más de la tercera parte del consumo de energía. Además, va en ascenso según crece el parque vehicular y la congestión de tráfico. Más motorización y congestión implica más consumo energético.

Cada año surgen más marcas que venden vehículos con un consumo de carburantes bajo. Sin embargo, la realidad urbana debe soportar un número más grande de vehículos de gran cilindrada, ineficientes y con un alto consumo de energía.

La saturación de las redes ocasiona que el conjunto de vehículos, incluso los de bajo consumo, se encuentren en el régimen de funcionamiento de más alto consumo de energía, lo que supone una mayor ineficiencia de litros/kilómetros.

La primera medida que toman en las grandes ciudades es restringir la circulación de vehículos de gran consumo y emisión, así como reducir el número de unidades consumidoras, ayudando con esto a un mejor fluido del tráfico, así como un escenario de velocidades que supongan mayor eficiencia energética.

Movilidad urbana para reducir la contaminación ambiental

No es tan sencilla la reducción de vehículos , no solamente por el estilo de vida que llevamos todos en la actualidad, sino también por algunas situaciones institucionales y económicas. Uno de los principales causantes de la actual saturación es dar libertad a todo tipo de vehículos por las calles.

En necesario implantar una nueva célula básica por donde circule el conjunto de medios de transporte sin ninguna restricción para poder obtener un cambio en el estado actual. Reducir el número de vías para la circulación es otra de las medidas que se deben emplear.

Se deben desarrollar planes de movilidad realmente sostenibles, que impliquen un aumento de la superficie liberada al coche y un aumento en los viajes. Diseñar planes de formación para una conducción consciente en el ahorro de energía.

Restringir en las ciudades grandes el uso de vehículos con altos consumos de combustibles y a su vez propiciar el uso de vehículos de bajo consumo energético.

Diseñar aplicaciones informáticas de simulación, fáciles de usar y flexibles que integren las variantes relacionadas con la movilidad, que hagan referencia al consumo de energía y los impactos en la atmosfera.

Agua, recurso afectado por la contaminación ambiental

Después de su transporte, tratamiento y distribución, el agua llega hasta nosotros con un contenido energético. Los valores más elevados proviene del agua que se obtienen por desalació. Por lo tanto, si ahorramos agua, ahorramos energía.

Para poder ahorrar agua y energía necesitamos adaptar la calidad del agua a cada uso. En el caso de los sanitarios el agua de arrastre no debería ser potable, puesto que de inmediato será contaminada. En su lugar se puede emplear agua de lluvia almacenada complementada con agua del subálveo sin tratar. Reutilizar aguas regeneradas es un ahorro considerable para utilizarla en riego, industria, caudales ecológicos y actividades similares que no requieran calidades sanitarias extremas en el agua.

Agua, recurso afectado por la contaminación ambiental

Es importante establecer una normativa en la que los desarrollos urbanos puedan disponer de distintas redes individuales de aguas, según la cualidad de cada una. Así mismo, debe existir una exigencia legal más estricta que cumpla con la reutilización de las aguas grises en las próximas urbanizaciones y en la recolección y almacenamiento de agua pluviales.

El objetivo de un modelo de gestión de residuos debe considerar todos los flujos de materiales como parte de los recursos potenciales y no como simples residuos. Debe conseguir un equilibrio energético, esto es, que la cantidad generada y ahorrada debe ser mayor que la energía consumida.

Es necesario cambiar desde la razón la logística y el transporte de estos residuos peligrosos. Hay ocasiones en que el consumo energético por transportar una sola unidad de residuos peligrosos hasta su deposición final resulta ser mayor que la energía que se consume en la elaboración del producto original. Un ejemplo de esto son los envases con volumen y peso elevados.

Un equilibrio energético al fabricar una tonelada o más de papel y de vidrio con materiales recuperados del flujo residual se origina y se mantiene. Es fundamental utilizar materiales reciclados.

La fracción de materia orgánica de residuos constituye la parte principal en las gestiones de residuos municipales, lo cual retribuye beneficios sustantivos. Sin embargo, si no se lleva una gestión controlada sólo pueden generarse más problemas de gestión y ambientales.

Se propone que los nuevos desarrollos urbanizados deben tener como condicionante un tratamiento in situ de materia orgánica con compostadores propios y colectivos. Esto ayudaría a reducir el transporte y uso de abonos inorgánicos, que son al mismo tiempo demandantes de energía en su elaboración.

Calentamiento global y mala calidad del agua, consecuencias de la contaminación ambiental

La presencia de centrales térmicas y la contaminación de los combustibles fósiles disminuye la calidad de ambiente atmosférico. La contaminación en el aire impacta de manera muy evidente, degradando el patrimonio construido (refiriéndonos a edificios o monumentos), reduce la biodiversidad y debilitación de toda la flora y fauna, enferma y reduce la esperanza de vida de los humanos.

Esta es una de las razones principales del calentamiento global. La repercusión más grave para el sistema energético es la emisión de gases de efecto invernadero. El 75% son procedentes de los recursos energéticos con origen fósil. Cada día van en aumento.

Una muestra indiscutible de este gas de efecto invernadero son los cambios climáticos que cada día impresionan y atemorizan más por todo el mundo.

La sociedad actual no parece darse cuenta que los recursos energéticos son limitados. Damos por hecho que las tasas de suministro que van en aumento se van a mantener fácilmente. Esto se relaciona con el hecho de que la energía es un recurso que no se ve, un concepto físico de carácter psicológico.

Reducción de la demanda energética

Se propone que, en los sistemas urbanos, las ciudades tengan un modelo más compacto. Esto va a permitir que el transporte público pueda mantenerse y ofrecer un servicio regular, próximo y cómodo.

Se promueve que los movimientos en bicicleta y a pie se vuelvan una cultura de vida, un hábito común. El número de contactos potenciales por unidad de energía y tiempo consumido es mucho mayor en la ciudad compacta que en la ciudad difusa. En la misma proporción, las emisiones contaminantes por contacto también son mucho menores.

Calentamiento global y mala calidad del agua, consecuencias de la contaminación ambiental

Aquellos sistemas urbanos con versatilidad de usos permiten que las personas que se dedican a actividades económicas, instituciones, equipamientos y asociaciones se aproximen en distancia y tiempo. Una ciudad compacta es la representación de una potencia en eficiencia energética

Análisis económico de la contaminación ambiental

Las decisiones de política ambiental suelen concentrarse en dos cuestiones fundamentales: la eficiencia en el diseño y la aplicación de políticas y programas. Asimismo, también habría que tener en cuenta la evaluación considerando la perspectiva de la relación entre costo-beneficio, entendiendo así que los costos sociales incurridos son injustificados por los beneficios sociales generados por el programa.

Esto implica enfrentar limitaciones, como la falta de información. La escasa disponibilidad y la consideración de costos, de política y su implantación, dificulta la evaluación de la eficiencia costo-efectividad en cada uno de los programas. La escasez de esfuerzos de valor económico, tales como aquellos beneficios sociales de los programas ambientales, imposibilita una comparación de costos y beneficios asociados a los programas.

Regularmente, las autoridades municipales y provinciales suelen visualizar los programas implementados únicamente desde la repercusión de sus costos, pero no de los grandes beneficios.

Las ventajas asociadas a la mejora de la calidad de vida o salud pueden cuantificarse, aunque sea parcialmente, en términos económicos (días de trabajo perdidos por enfermedad, costo de tratamiento…). No siempre suele hacerse debido a que las estimaciones resultan difíciles y costosas.

Análisis económico de la contaminación ambiental

El análisis considera los costos del programa, eficiencia e implicaciones fiscales para los municipios. Resulta importante considerar si implicó un aumento en los costos al municipio, y analizar los costos y la eficacia en función de las características del municipio y la “escala” del programa implementado (por ejemplo, la proporción de la población cubierta o la cantidad de residuos orgánicos separados).

Se consideran las barreras e incentivos que puede desafiar su implementación desde el punto de vista económico. Si no se dispone de información para realizar un análisis costo-beneficio de los programas, se debe indagar acerca de los esfuerzos realizados o en marcha por parte de los mismos municipios para conocer y difundir los beneficios de los programas (por ejemplo, en términos de salud o de recuperación económica de materiales).

Estas evaluaciones tienen un impacto considerable en la superación de obstáculos a su profundización y en la difusión de este tipo de experiencias.

loading...

Déjanos tu opinión