Crecen las islas marinas de basura

isla basura

El mar se está convirtiendo de modo creciente en un auténtico vertedero, toda una sentina. Al mar van a parar todos los residuos que no se depositan en sus lugares correspondientes. El problema viene causado por el vertido tanto de residuos degradables, que no por invisibles dejan de ser igual de nocivos, como no degradables, que acaban formando grandes islas flotantes de deshechos bajo la superficie del mar. Las corrientes oceánicas arrastran las bolsas y recipientes plásticos dispersos hasta juntarlos en grandes amalgamas de basura que viajan a la deriva por lo ancho del océano. Hace una década se descrubrió una isla de residuos plásticos en el giro central del Pacífico norte, lo que hizo saltar todas las alarmas entre expertos y ecologistas. El flujo en espiral de estas corrientes sumergen los residuos naúfragos en grandes remolinos cuya fuerza centrípeta los mantiene unidos. 

Con el tiempo, esta masa de plástico va confundiéndose entre el zooplancton, con lo que pasa a formar parte de la cadena alimenticia del ecosistema marino, dando lugar a las llamadas sopas de plástico. Al moverse bajo la superficie, estas islas se ocultan a la vista del ojo desnudo, lo que dificulta la medición de su tamaño. En todo caso, ninguna de las estimaciones las calculan por debajo de los 700.000 kilómetros cuadrados.

Recientes estudios han detectado que el agua actual del mar contiene el doble de partículas plásticas que en 1999. Aun así, se cree que todavía no se han hallado todas las islas de basura marina existentes. Por todo ello, se impone atajar de inmediato los vertidos de desperdicios al seno del mar a la vez que deben lanzarse iniciativas viables para limpiar las islas que ya contaminan la vida de los ecosistemas marinos.

Déjanos tu opinión

Acepto la Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.