El enebro

El enebro común (Juniperus Communis) se define como una planta leñosa de naturaleza perenne y que pertenece a las familias cupresáceas y, a pesar de que tiene mucho tiempo de existencia y de que se ha hablado mucho de esta especie por todas partes, cada vez gana más en popularidad debido a que sus dotes como planta medicinal son cada vez más conocidos y esto le lleva a cada día tenga mayor personal interesado en conocer sobre las propiedades de la misma. Los enebros en general forman un amplio grupo de plantas muy variadas entre sí que se diferencian no solo por las características que tiene cada una sino que además, nos encontramos con algunas que están en unos apartados y otros que se encuentran en algunos muy distintos.

Los enebros están englobados todos ellos en el antiguo conjunto de las coníferas que, como curiosidad, diremos que son uno de los grupos de plantas vivos más antiguos que existen. Dentro de este conjunto de coníferas, también hay que destacar que el enebro es una de las especies más interesantes y curiosas y de las que más a gustado al hombre desde tiempos muy remotos de aquí, que haya optado en muchas ocasiones por diversificar los enebros y manipularlos hasta hacerlos a su propia imagen casi. No obstante, las modificaciones que el hombre ha hecho con los enebros a lo largo de los siglos han sido sobre todo, con la idea de exponerlas en un jardín como elemento decorativo y aquí queremos destacar la función medicinal con la que cuenta esta planta.

Enebro

¿Cuáles son las características principales de los enebros?

En primer lugar debemos destacar que una planta con el enebro podemos encontrarla en muchos espacios abiertos diferentes es decir, las zonas y continentes en que se encuentran han ido variando con el tiempo (recordemos que es una de las especies de plantas más antiguas que existen) igualmente, siempre su hábitat son los matorrales de montaña porque es el espacio donde pueden crecer en condiciones y con todas sus propiedades.

Lo primero que nos ponemos a mirar de los enebros son las hojas, ya que no son planas y esto supone que la mayoría de los árboles de su familia sí que tienen esta característica en las hojas y por tanto, se encuentran de manera opuesta a ellas. Por otra parte, los enebros cuentan con dos tipos de follaje diferente, de agujas y de escamas y ambas pueden estar en la planta durante su desarrollo o ya en la madurez (esto depende del cuidado o la calidad del árbol)

La presencia del enebro no es singularmente atractiva y sus formas son enanas o con un crecimiento demasiado lento. Existen diferentes especies no obstante entre las que encontramos los arbustos postrados que vemos crecer al corte del suelo y por otro lado, tenemos unas plantas desgarbadas que en el caso de las mismas, tienen un porte mucho más complejo y difícil de definir.

A pesar de todos estos detalles, si hay algo que interesa del enebro son sus frutos porque en más de una ocasión cuenta con algunos tan jugosos y carnosos como las bayas que salen a la planta las estaciones de otoño e invierno. Como dato curioso también debemos decir que las bayas de enebro han dado el nombre a una popular bebida alcohólica, la ginebra que dicen, tiene un aroma idéntico al de estos frutos.

Tags:

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.