El estilo slow home

slow_home

El estilo o movimiento slow home, literalmente hogar lento, describe la tendencia arquitectónica caracterizada por el compromiso con la calidad de vida y el respeto al medio ambiente. Los constructores y promotores de esta tendencia apuestan por unas viviendas que mejoren las condiciones habitacionales de sus inquilinos y el entorno por donde se mueven. La propuesta incluye unas pautas de diseño y confort que se quieren propias de los hogares realmente habitables. John Brown y Matthew North, impulsores de esta idea, importan a la arquitectura el concepto reaccionario del slow food o comida lenta.

El slow food sale en respuesta a la construcción masiva y atropellada del urbanismo actual, heredero del marchamo impuesto por el arquitecto suizo Charles Le Corbusier. Se trata de ofrecer la paciencia, el cuidado y la excelencia en el diseño arquitectónico de manera que el espacio habitable optimice las condiciones de vida de las personas y, en segunda instancia, del medio ambiente en el que se enmarcan estos inmuebles. Las viviendas dignas del slow home deben ser ecológicas reduciendo el impacto medioambiental, deben ser saludables prescindiendo de elementos tóxicos, deben ser distintas y locales evitando las grandes construcciones levantadas a semenjanza de los panales de abejas.

El slow home tiene el enfoque principal de integrar el espacio habitable en el entorno y hacerlo compatible con la calidad de vida y las variables naturales y ambientales.

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.