Fukushima, un accidente nuclear similar a Chernobyl

El 11 de marzo de 2011 se produjo en la central Fukushima Dai-ichi uno de los accidentes nucleares más graves de la historia después del de Chernobyl. Un terremoto de 8, 9 grados cerca de la costa noroeste de Japón y un tsunami causado por el mismo, con olas de 10 metros, afectaron seriamente a la central nuclear.

El accidente de Fukushima paso a paso

La central contaba con 6 reactores de los cuales, en ese momento, sólo funcionaban 3 por mantenimiento de los restantes. Después del temblor, los reactores de Fukushima que funcionaban se detuvieron automáticamente.

Para enfriarlos es necesaria energía eléctrica, pero la red se vio afectada por el movimiento sísmico. Los generadores de electricidad de la central se estropearon por la inundación y tampoco funcionaban. Con este panorama problemático de refrigeración, el riesgo de fusión del núcleo aumentaba.

Si bien el problema de suministro eléctrico fue solucionado, la temperatura y la presión de los reactores ya eran demasiado altas. Las explosiones sufridas al día siguiente generaron múltiples incendios en uno de los reactores. Se comenzó a inyectar agua de mar mezclada con ácido bórico para refrigerarlo y poder controlar el área.

Para reducir la presión, se llevó a cabo la acción de venteo, que consiste en una liberación controlada de gases desde la contención al exterior.

El temor a filtraciones de radiación llevó a las autoridades de Japón a evacuar primero a un radio de 20 kilómetros alrededor de la planta. Posteriormente, este radio se fue ampliando hasta alcanzar los 40 kilómetros. Los 50 trabajadores de la planta sufrieron exposición a radiación en varias ocasiones y tuvieron que ser evacuados en múltiples momentos.

Fukushima, un accidente nuclear similar a Chernobyl

Para lograr el enfriamiento de los reactores, se intentó lanzar agua desde un helicóptero militar pero, debido a la alta radiación de la zona, el vehículo aéreo no pudo llegar a destino. También lo intentaron con mangueras de alta presión.

El agua de las piscinas en donde se refrigera el combustible nuclear gastado se estaba evaporando por las altas temperaturas, por lo que se enviaron camiones cisterna con agua destilada para rellenarlas.

El accidente fue considerado inicialmente de nivel 4 en la Escala Internacional de Eventos Nucleares. Aunque en los días siguientes la situación se agravó y llegó al nivel 7, el mismo que el de la central nuclear de Chernobyl.

Imagen: Flickr

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.