Propiedades, beneficios y contraindicaciones del jengibre

En el siguiente articulo encontrarás toda la información necesaria sobre el jengibre, también conocido como kion en algunos países de habla hispana. Desde antaño, esta planta ha aportado innumerables beneficios a la humanidad, no solo por su exquisito sabor y aporte gastronómico, sino también por sus poderosas propiedades medicinales. A continuación, os contamos su origen, historia y mucho más.

Definición de jengibre

Raíz de jengibre

El jengibre es una planta de tamaño pequeño oriunda del sur de Asia y perteneciente a la familia Zingiberaceae. De forma similar a la cúrcuma, el mayor poder nutricional del jengibre reside en su tallo subterráneo. Los beneficios del jengibre son tanto gastronómicos como medicinales y, en este último caso, es eficiente contra dolores musculares, náuseas, inflamación, etc.

Significado de jengibre

El significado etimológico de jengibre es tan extenso como los usos que se le puede dar a esta planta, pues es el resultado del paso del jengibre a través de varias culturas distintas.

En primer lugar, la palabra jengibre tiene su raíz etimológica en el latín medieval zingĭber (ibĕris). Por su parte, zingĭber procede del griego ζιγγίβερις (zingíberis), y este último del prácrito —conjunto de lenguas que se hablaban en la antigua India— signavera.

Finalmente, signavera encontraba su significado etimológico en el sánscrito —idioma culto utilizado por los bráhmanas o sacerdotes de la India— srngaveram. Esta era una palabra compuesta, srngam y vera, cuyo significado era cuerno y cuerpo, respectivamente.

Es, precisamente, el viaje cultural que emprendió el jengibre, desde la antigua India hacia la Europa medieval, lo que le permitió recibir una gran variedad de nombres desde antaño.

¿Cómo se dice jengibre en otros idiomas?

Estos son algunos de los nombres que el jengibre recibe en distintos idiomas:

  • Jengibre en sánscrito: srngaveram
  • Jengibre en prácrito: signavera
  • Jengibre en griego: ζιγγίβερις (zingíberis)
  • Jengibre en latín medieval: zingĭber
  • Jengibre en inglés: ginger
  • Jengibre en francés: gingembre
  • Jengibre en alemán: ingwer
  • Jengibre en portugués: gengibre
  • Jengibre en italiano: zenzero
  • Jengibre en catalán: gingebre
  • Jengibre en rumano: ghimbir
  • Jengibre en neerlandés: gember
  • Jengibre en sueco: ingefära
  • Jengibre en finlandés: Inkivääri
  • Jengibre en hindi: अदरक (adarak)
  • Jengibre en ruso: Имбирь (imbir’)
  • Jengibre en árabe: زنجبيل (zanjibayl)
  • Jengibre en coreano: 생강 (saeng-gang)
  • Jengibre en chino: 生薑 (Shēng jiāng)
  • Jengibre en japones: ショウガ (Shōga)

¿Cómo se escribe jengibre?

¿Gengibre o jengibre? Por alguna extraña razón, una gran cantidad de personas de habla hispana escriben erróneamente jengibre con g. Sin embargo, gengibre es, en realidad, la traducción de la palabra castellana, y oficial, jengibre al portugués. Por tal motivo, si eres hispanoparlante, lo correcto es que escribas jengibre; así es como lo ha establecido la Real Academia Española.

Origen del jengibre

Al igual que su etimología, el origen del jengibre se encuentra asociado a los bosques tropicales de tierras bajas en regiones del subcontinente indio al sur de Asia. Hoy día, son precisamente los países del sur del continente asiático —India, China, Nepal, Indonesia y Tailandia— los mayores productores de jengibre, alcanzando un total de más de 2 millones de toneladas por año.

Valor nutricional del jengibre

Las propiedades nutricionales del jengibre se concentran en su rizoma, el cual aporta el siguiente valor nutricional por cada 100 gramos:

Por si te resulta más cómodo, te facilitamos también esta información en formato texto:

Carbohidratos 71.62 g
 • Azúcares 3.39 g
 • Fibra alimentaria 14.1 g
Grasas 4.24 g
Proteínas 4,52 g
Agua 9.94 g
Tiamina (vitamina B1) 0.046 mg (4%)
Riboflavina (vitamina B2) 0.17 mg (11%)
Niacina (vitamina B3) 9.62 mg (64%)
Ácido pantoténico (vitamina B5) 0.477 mg (10%)
Vitamina B6 0.626 mg (48%)
Vitamina C 0.7 mg (1%)
Vitamina E 0 mg (0%)
Calcio 114 mg (11%)
Hierro 19.8 mg (158%)
Magnesio 214 mg (58%)
Manganeso 33.3 mg (1665%)
Fósforo 168 mg (24%)
Potasio 1320 mg (28%)
Sodio 27 mg (2%)
Zinc 3.64 mg (36%)
Porcentaje (%) de la cantidad diaria recomendada de vitaminas y minerales, presentes en el jengibre, para adultos
Aporte calórico total: 336 kcal

Beneficios del jengibre

Si habéis observado la tabla del valor nutricional del jengibre previamente, ya podrás imaginarte el sinfín de beneficios que el rizoma de esta planta aporta a quien lo consume. A continuación, os presentamos los beneficios medicinales más importantes del jengibre (para más información, no dudes en consultar a tu médico).

Antiemético natural

¿Sufres de náuseas frecuentemente? ¿Estas tomando algún medicamento que te provoca desagradables náuseas? ¿Estás en la primera etapa de tu embarazo? Si tu respuesta es sí, entonces el jengibre se convertirá en tu mejor aliado, pues, gracias a sus propiedades antieméticas, el jengibre disminuye las náuseas y vómitos provocados por medicamentos, enfermedades y/o los primeros meses del embarazo.

Aliado digestivo

El jengibre es un gran aliado en contra de múltiples trastornos digestivos, como la gastritis, el reflujo gastrointestinal o la duodenitis, entre otros. Además, puede funcionar como protector estomacal. No obstante, nunca debe ser usado como medicamento principal, sino más bien como un reforzador de los medicamentos especializados en el tratamiento de afecciones digestivas.

Antiinflamatorio

Algunas enfermedades degenerativas e inflamatorias, como la artritis reumatoidea y la artrosis, ocasionan un gran dolor e hinchazón a quienes la padecen. El jengibre se erige, precisamente, como el perfecto aliado en contra de las enfermedades inflamatorias de este tipo.

Alivia la garganta irritada

El jengibre alivia la garganta irritada

De la mano con sus propiedades antinflamatorias, el jengibre proporciona un gran alivio a la inflamación e irritación de la garganta. Es por ello que esta raíz es muy consumida por locutores, cantantes profesionales y muchos artistas, cuya herramienta principal es su voz.

Aliado contra las bajas temperaturas

Las bajas temperaturas, propias de la época invernal, no son bien recibidas por la mayoría de personas, especialmente por aquellas que son más sensibles al frio. En este sentido, el jengibre juega un papel fundamental como un gran aliado a la hora de mantener o aumentar el calor corporal, pues aporta una sensación calorífica reconfortante tras su consumo.

Efecto afrodisíaco

Si quieres recuperar o aumentar aún más vuestra líbido, entonces debes considerar tomar una infusión de jengibre al día; sin duda, sentirás su potente efecto afrodisiaco.

Previene enfermedades cardíacas

El jengibre regula los niveles de colesterol malo (LDL), por lo que aporta grandes beneficios al sistema circulatorio, previniendo de esta manera afecciones cardíacas y fortaleciendo el funcionamiento del corazón.

Adiós a la cefalea

La cefalea, producida por la migraña y afecciones similares, es uno de los padecimientos más molestos e insoportables que existen. Sin embargo, el jengibre combate eficientemente dichos dolores gracias a que bloquea los efectos de la prostaglandina (sustancia responsable de la inflamación de los vasos sanguíneos del cerebro, siendo ésta la responsable de la migraña).

Efecto antiestrés

El jengibre contiene cineol, un gran aliado que ayuda a disminuir los niveles de ansiedad y estrés en el cuerpo. Es por ello que su consumo es altamente recomendado en personas que padecen del trastorno de ansiedad generalizada (TAG) y afecciones similares.

Combate el resfriado

Gracias a las propiedades expectorantes, antitusivas, antinflamatorias y antibióticas del jengibre, este es capaz de combatir y mitigar los síntomas del resfriado y la mayoría de las cepas de la gripe.

Fortalece el sistema inmunológico

El jengibre posee un alto contenido de micronutrientes (vitaminas, minerales, etc.), como el potasio, la niacina, el fósforo y la vitamina C, los cuales ayudan al fortalecimiento del sistema inmunológico. Esto se traduce en un aumento de la capacidad que posee el organismo de combatir los virus y bacterias que puedan afectarle.

Alivia los dolores menstruales

Los cólicos y dolores causados por la menstruación, o por afecciones en el aparato reproductor femenino, como la endometritis o quistes en los ovarios, son conocidos por el terrible dolor que ocasionan.

Sin embargo, y aunque existen tratamientos farmacológicos para dichos dolores, si eres de las personas que prefiere lo “natural”, entonces el jengibre será tu mejor aliado, pues alivia los dolores causados por la menstruación y las afecciones del útero.

Mejora la salud de la piel

El jengibre se puede aplicar directamente sobre la piel como tratamiento dermatológico en casos de cicatrices y quemaduras leves. Para ello es necesario que la raíz del jengibre sea triturada y molida hasta convertirse en polvo para, después, poder aplicarla como un tópico.

Un gran aliado contra el insomnio

Gracias al cineol, y a los beneficios que este otorga en contra del estrés y el trastorno de la ansiedad generalizada, el jengibre se erige como una de las mejores infusiones que puedes tomar antes de ir a dormir. El té de esta raíz es ideal para conciliar el sueño.

Contraindicaciones del jengibre

A pesar de la gran cantidad de beneficios que el jengibre aporta a quien lo consuma, esta raíz también puede ocasionar efectos adversos si es consumida de forma indiscriminada o imprudente. A continuación, os presentamos condiciones en las que bajo ningún motivo debes consumir jengibre (consulta SIEMPRE a tu médico para más información).

Si estas tomando anticoagulantes como tratamiento

Los anticoagulantes, como la aspirina, la heparina, el ibuprofeno, el naproxeno o la warfarina, son prescritos con la finalidad de disminuir la coagulación de la sangre. Cuando existen altos niveles de coagulación se pueden formar trombosis, y esto último puede derivar en graves consecuencias.

La razón por la que no debes tomar jengibre cuando consumes regularmente anticoagulantes es porque dicha raíz posee la misma propiedad que los fármacos antes mencionados. Es decir, el jengibre actuará como un reforzador de los efectos anticoagulantes de los medicamentos, lo que puede ocasionar hemorragias y/o moretones.

Si estás embarazada o en periodo de lactancia

Mujer embarazada

Como os habíamos mencionado anteriormente, el jengibre posee propiedades antieméticas, por lo que su consumo puede ser de gran ayuda en contra de las incontrolables náuseas de los primeros meses de embarazo.

Sin embargo, el consumo de jengibre, al igual que el de la mayoría de medicamentos con efectos anticoagulantes, no son recomendados durante las semanas finales del embarazo, pues podría provocar hemorragias que, en definitiva, dañen al bebé.

Si tomas medicamentos para la hipertensión arterial

De la misma manera que ocurre con los anticoagulantes, el jengibre actúa como un reforzador de los efectos de los tratamientos (nifedipina, diltiazem, isradipina, amlodipina, bisoprolol) que sirven para controlar y disminuir la hipertensión arterial. Por tal motivo, el consumo simultáneo de jengibre y este tipo de tratamientos podría derivar en hipotensión y arritmias cardíacas.

Si padeces de diabetes

El jengibre puede ser tanto beneficioso como contraproducente para las personas que padecen de diabetes. En primera instancia, ayuda a las pacientes con diabetes tipo 2, pues reduce los niveles de azúcar en la sangre.

Sin embargo, es precisamente dicha variación de los niveles de azúcar lo que puede afectar la eficiencia de medicamentos como la metformina o las inyecciones de insulina y, finalmente, derivar en consecuencias negativas para el paciente. No obstante, un doctor especializado en dicha área podría modificar la dosis del tratamiento para que así el consumo de jengibre no cause ningún efecto negativo.

Cómo tomar el jengibre

La versatilidad del jengibre no atañe únicamente a sus beneficios, sino que también incluye a la forma en la que el mismo puede ser consumida. Sus formas de consumo más comunes son seco, fresco, en polvo y en infusión. A continuación, os presentamos cómo tomar el jengibre según sus presentaciones:

¿Cómo tomar jengibre en forma de infusión?

Taza con jengibre, té y limón

Para preparar esta infusión necesitaras, únicamente, un litro de agua y un trozo de jengibre, es decir, de su raíz. Vacía el litro de agua dentro de una olla y colócala a hervir. Una vez el agua haya hervido, añade el trozo de raíz de jengibre y deja reposar por 3 ó 4 minutos. Ahora bien; puedes añadir miel, naranja, limón o manzanilla para amenizar el sabor de la infusión.

¿Cómo tomar jengibre en forma de aceite?

Se recomienda no tomar más de 9 gotas de jengibres al día. Además, estas dosis deben ser repartidas entre las 3 comidas del día debido a la alta concentración de jengibre en los aceites de este tipo.

¿Cómo tomar jengibre capsulas?

Una cápsula cada 8 horas o según la recomendación de vuestro médico de cabecera

¿Cómo tomar el jengibre en forma de polvo?

Su uso gastronómico como especia (polvo) es casi tan extenso como la gastronomía del continente asiático, la cual se caracteriza por el intenso sabor del jengibre en la mayoría de sus platos. Se puede utilizar jengibre como un sazonador de proteínas, reforzador de ciertos sabores y como aderezo de ensaladas, así como también para añadir un toque picante a la comida.

Tipos de jengibre

Antes de empezar, es importante aclarar que los nombres comunes, es decir, los que habitualmente utilizamos para referirnos a los animales o a las plantas, en ocasiones distan de la realidad.

Tal es el caso del jengibre, pues los conocidos jengibres chino, azul y rojo no son mas que otras plantas con distinta clasificación taxonómica del jengibre común (Zingiber officinale). Cabe destacar que el jengibre rojo (o japonés) ni siquiera es un tipo distinto de jengibre en sí, sino que más bien es una forma de preparación del mismo.

Ahora bien, a efectos prácticos y populares, las siguientes plantas son vistas como variaciones del jengibre:

Jengibre azul

La galanga, o también llamada jengibre azul, jengibre tailandés y/o raíz de galanga, es una planta herbácea de tamaño pequeño (hasta 1,2 metros de altura y hojas de hasta 30 centímetros de largo) perteneciente a la familia Zingiberaceae.

Siendo el jengibre (Zingiber officinale) y la galanga (Alpinia galanga) parte de la misma familia de especies y sus beneficios similares, usualmente no se hace distinción entre los mismos.

Jengibre rojo

El jengibre rojo (Alpinia purpurata) es una planta herbácea de tamaño mediano (hasta 5 metros de altura) oriunda de Malasia y perteneciente a la familia Zingiberaceae.

Aunque su origen es asiático, hoy día esta planta se puede encontrar naturalizada en los cincos continentes. Sus usos van desde lo ornamental hasta lo medicinal, pasando por lo gastronómico.

Jengibre chino

El jengibre chino (Boesenbergia Pandurata) es una planta herbácea perteneciente a la familia Zingiberaceae. Su sabor es muy similar al del jengibre común; no obstante, sí que existen ciertas diferencias en su sabor respecto a este último. El jengibre chino es usado frecuentemente en la gastronomía de la India y Tailandia, pues el aliado perfecto de las ensaladas y salsas.

Cómo plantar jengibre

Como podrás imaginar, plantar no es una actividad sencilla. Sin embargo, dicha complejidad palidece frente a una guía practica y sencilla sobre cómo plantar jengibre. Es por ello que, a continuación, os mostraremos todo lo necesario para aprender a plantar jengibre en casa.

Materiales necesarios para plantar jengibre

  1. Un rizoma de jengibre (trozo de raíz).
  2. Una maceta de al menos 40 centímetros de profundidad.
  3. 30 cm3 de tierra ecológica.
  4. 10 cm3 de abono o humus.

Pasos para plantar jengibre

  1. Lo primero es asegurarte de que la maceta posea una óptima capacidad de drenaje, pues el exceso de humedad puede ser perjudicial para el jengibre.
  2. Añade 10cm3 de abono o humus a la maceta.
  3. Añade 30 cm3 de tierra ecológica a la maceta.
  4. Añade el rizoma de jengibre (trozo de raíz) a la mezcla de tierra y humus. No hace falta hundir el rizoma hasta el fondo, basta con plantarlo superficialmente para que, de esta manera, pueda brotar con mayor facilidad.

Cómo regar la planta de jengibre

El riego de las plantas constituye una de las actividades más delicadas del cuidado de las mismas, ya que, de hacerlo de una forma inapropiada, podríamos ocasionar su muerte. Así que, si observas que vuestro jengibre comienza a marchitarse, lo más probable es que estés regándolo en exceso, por lo que deberás trasplantar la planta inmediatamente a una nueva maceta, cumpliendo los pasos antes mencionados.

Lo más recomendable es regar el jengibre de forma frecuente, pero sin hacer que la tierra del mismo se encharque; sólo basta con mantenerla siempre húmeda. Ahora bien, nunca se debe verter el agua directamente sobre el rizoma, sino más bien alrededor del mismo.

Condiciones ambientales del jengibre

No todas las plantas crecen de forma adecuada bajo las mismas condiciones ambientales. Tal es el caso del jengibre, el cual puede crecer tanto en interior como en exterior; sin embargo, lo más recomendable es que esté expuesta al sol la mayor parte del tiempo, por lo que un balcón sería ideal. En cuanto a la temperatura, se recomienda un intervalo entre los 10 °C y los 21° C para que el jengibre pueda crecer en óptimas condiciones.

Curiosidades del jengibre

Existen un sinfín de preguntas poco convencionales sobre el consumo del jengibre, pero no por ello significa que sean menos importantes que las descritas con anterioridad. Por tal motivo, las abordaremos de igual forma a continuación:

¿Se puede congelar el jengibre?

Sí, sí se puede congelar el jengibre, pero no un trozo o rizoma entero, pues hacerlo de dicha manera sería poco práctico e ineficiente. Lo más recomendable es cortar previamente el rizoma en rodajas y almacenarlo en una bolsa de cierre hermético antes de llevarlo al congelador.

¿Hay que pelar el jengibre?

No, no es necesario pelar el jengibre antes de consumirlo. Sin embargo, algunas personas pelan el rizoma del jengibre para evitar la textura dura de la cáscara del jengibre y así poder rallarlo o molerlo para utilizarlo como condimento.

¿Es necesario pelar el jengibre antes de preparar una infusión?

En el caso de las infusiones, el té o el agua de jengibre no es necesario pelar el jengibre, pues de hacerlo no afectará en lo más mínimo al sabor o a las propiedades de dichas bebidas. En consecuencia, sí que puedes pelar el jengibre antes de preparar una infusión, pero no es en absoluto imprescindible.

¿Cuál es el sabor del jengibre?

Taza de sopa de jengibre y zanahoria

El jengibre se caracteriza por poseer un sabor picante, el cual procede de la mezcla de muchos de los aceites y enzimas que lo componen (limoneno, felandreno, zingibereno, cineol, borneol, gingerina y zingibaina).

Medidas del jengibre

Esta planta mide unos 90 centímetros de alto, alcanzando sus hojas los 20 centímetros.

Déjanos tu opinión

Acepto la Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.