La tortuga baula

La tortuga baula es un reptil que también se conoce como tortuga laúd y cuyo nombre científico es Dermochelys coriacea. Se trata de la tortuga marina de mayor tamaño superando incluso los 2 m de largo. Actualmente ostenta la categoría VU de la lista roja de animales en peligro de extinción confeccionada por la UICN. Seguidamente vamos a conocer algunas características interesantes acerca de la tortuga baula.

tortuga baula

Características generales de la tortuga baula

Como comentábamos, la tortuga baula es la tortuga marina más grande, ya que puede alcanzar una longitud de 2,3 m a la vez que un peso que puede llegar a superar los 600 kg como el ejemplar registrado que se acercaba a 1 t.

Cuenta con características destacadas y diferenciadoras del resto de tortugas marinas y en cuanto a su alimentación generalmente se abastece de medusas así como de otros peces, algas, erizos de mar, crustáceos y calamares.

El apareamiento lo lleva a cabo en alta mar, y un aspecto interesante es que los machos permanecen de por vida en el mar desde que entran siendo crías, mientras que las hembras se ven obligadas a salir a la arena de la playa para depositar los huevos.

Una hembra puede producir incluso 100 huevos a partir de un único parto con puestas repartidas en períodos de nueve días.

No obstante no se pueden colocar en cualquier playa, sino que tan sólo lo hacen en las de arena blanda y fundamentalmente en zonas costeras que tengan poca profundidad. La razón es que sus conchas son bastante más delicadas que las del resto de las tortugas.

El hábitat de la tortuga baula

La tortuga baula está presente en la mayor parte de océanos de todo el planeta aunque se encuentran más ejemplares en la parte norte ya que cuentan con la característica de poder regular su temperatura corporal, algo de lo que carecen el resto de tortugas.

Los peligros que amenazan a la tortuga baula

Debido a los distintos peligros y amenazas que pesan sobre la tortuga baula, muchas asociaciones así como países han decidido establecer una serie de criterios con el objetivo de proteger la especie de los riesgos.

Existen varias amenazas pero una de las más destacadas es el vertido de bolsas de plástico al mar, las cuales son confundidas por la tortuga baula como si se tratase de medusas, por lo que procede a alimentarse con ellas desembocando en el fatídico final de una asfixia.

También hay otros problemas como los depredadores naturales de estas tortugas entre los que encontramos perros y aves que generalmente acaban con las crías y con los huevos. Esto hace que muchos de los ejemplares que acaban de nacer no lleguen a madurar, lo que aún aumenta más la dificultad para evitar su extinción.

En este sentido es más difícil actuar, pero evidentemente hay otros procesos como la navegación que también puede afectar a la tortuga baula ya que por impactos con el casco de los barcos o incluso por entrar en contacto con las hélices se pierden también muchos ejemplares.

Comentarios (3)

  1. marisela gutierrez 23 noviembre 2016
    • Redacción 3 enero 2017
  2. lisbeth 22 agosto 2018

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.