Las utilidades de los arrecifes artificiales

arrecife

El propósito de construir e instalar arrecifes artificiales en el lecho marino se dirige a proteger el ecosistema de esa biosfera. Esta iniciativa de protección cuenta con varias utilidades. Además de combatir la pesca ilegal de arrastre y dar abrigo a especies en peligro, los arrecifes artificiales contribuyen a fomentar el turismo. El proceso consiste en sumergir mazacotes conglomerados de hormigón, hierro o pecios (barcos y embarcaciones idos a pique) con el objetivo de luchar contra la vulnerabilidad de los animales marinos, que de ese modo encuentran un refugio contra la pesca de arrastre.  Por lo que toca a la función turística, estos arrecifes disponen un terreno propicio para las prácticas del surf y el buceo.

En el momento de hundir estos arrecifes, hay que tener en cuenta algunas circunstancias. No se deben instalar pecios o metales que contengan materiales tóxicos. De forma análoga, deben evaluarse detenidamente los efectos de impacto medioambiental que encierra la instalación de estas formaciones artificiales.

Es un hecho que los arrecifes artificiales, cuando están debidamente colocados, favorecen la vida animal y vegetal del hábitat marino. No son pocos los peces, los corales y las plantas que hacen su hogar y se reproducen entre los resquicios de  estos bloques. Los módulos se disponen en forma de barreras alternadas con áreas vacías cada tanto que permiten la pesca selectiva.

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.