Samarugo

En esta ocasión hablaremos del samarugo, un tipo de pez que también es conocido como Valencia hispánica y que como muchas otras especies animales se encuentra en la lista roja de animales en peligro de extinción confeccionada por la UICN. En concreto ha sido incluido en la categoría CR que nos indica que se trata de una especie en peligro crítico y que en breve podría llegar a desaparecer del medio natural o incluso extinguirse por completo.

Samarugo

Características generales del samarugo

Como siempre, en primer lugar comenzamos hablando de algunas de las características más importantes del samarugo.

Este pez cuenta con un largo generalmente algo inferior a los 8 cm y destaca por contar con varias filas de dientes ya que se trata de un animal carnívoro cuyo alimento principal son otros peces invertebrados y también las larvas.

El hábitat del Samarugo

El Samarugo es una especie que a priori se consideraba endémica de España, convirtiéndose así en uno de los tres peces originarios de la península ibérica y que fue conocido por primera vez en la Bahía de Cádiz.

No obstante, años después se pudo comprobar que en realidad su origen era Norteamérica, aunque para entonces ya habría proliferado en las aguas españolas.

Se desarrolla fundamentalmente en aguas con poco movimiento, fundamentalmente en zonas estancadas e incluso en riachuelos de la parte costera del mar Mediterráneo.

Sin embargo, en la actualidad ha conseguido distribuirse por otras muchas zonas especialmente tropicales y subtropicales salvo en la parte noroeste de Asia y en Oceanía.

A día de hoy es más frecuente en las costas valencianas y catalanas, aunque también se puede ver ejemplares en las costas murcianas y de forma poco habitual en otras zonas del mar Mediterráneo.

Los peligros que amenazan al samarugo

De entre las distintas amenazas a las que tiene que hacer frente el samarugo sobre todo destacamos la entrada de la gambusia, una especie de pez que también llegó desde Norteamérica y que tenía como objetivo luchar contra el paludismo.

Samarugo b

Pese a conseguir un buen resultado en este sentido, lo cierto es que ahora ha acabado convirtiéndose en una importante amenaza para la existencia del samarugo.

Su escasez llegó incluso al punto de pensar que tan sólo habitaba en tres puntos concretos con agua muy limpia y tranquila. Sin embargo y muy especialmente gracias a los distintos proyectos de recuperación del samarugo, a día de hoy ha conseguido recuperar algunas de las áreas perdidas y poco a poco cuenta con una tendencia positiva en este sentido.

Hasta hace poco se llegó a utilizar también en acuarios, pero el problema es que la normativa así como el hecho de que precisa de unos cuidados muy especiales, sin duda ha sido la razón por la que realmente resulta bastante complicado ver su cría en cautividad.

Otro de los aspectos que dificultan su existencia es el hecho de que con el paso del tiempo han ido desapareciendo los humedales, y los que aún quedan suelen contar con aguas contaminadas.

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.