Reciclaje de cemento

Dentro del mundo del reciclaje podemos encontrar algunos tipos de este proceso de reutilización de materiales que son desconocidos, como es por el ejemplo el reciclaje de cemento, un procedimiento acerca del cual os queremos hablar a lo largo de la entrada de hoy.

La ciudades de hoy en día reúnen una gran cantidad de cemento así como de materiales de construcción en sus edificios, los cuales, cuando son demolidos o renovados, generan una gran cantidad de residuos a los que denominamos escombros, los cuales hasta hace tan solo unos cuantos años eran completamente desechados.

El cemento extraído de los escombros acostumbraba a ser transportado hasta los vertederos como parte de la basura urbana convencional, sin embargo, a partir de un novedoso programa de reciclaje este material puede reutilizarse de manera que no se pierde por completo como si un abuso de recursos se tratase, lo cual se ha convertido en una opción muy atractiva en una época en la que la conciencia medioambiental colectiva, las leyes de protección del medio ambiente así como el deseo de los constructores de mantener un precio de mercado en lo más bajo de los límites de lo posible, son muy importantes.

c

¿Cómo se recicla el cemento?

Una vez se ha recogido el cemento recolectado a partir de todo tipo de escombros de construcción, este es transportado a una planta de reciclaje, donde es introducido en una máquina moledora. Este tipo de máquinas para el molido de cemento, tan solo son capaces de funcionar a partir de desechos de cemento sin contaminar, es decir, cemento puro, sin restos de madera, plásticos, papel o materiales de construcción similares.

En el caso de restos de metales de construcción como es el caso de los utilizados en los procesos de forjado si son tolerados por este tipo de máquina moledora, ya que estos pueden ser eliminados del procesado final a través electroimanes u otros sistemas de separación que permiten limpiarlo de manera rápida y eficiente a lo largo del proceso, los cuales además, son fundidos posteriormente para su reciclaje en cualquier otro tipo de construcción.

Antes de introducir los trozos de cemento en la máquina moledora, estos han de ser ordenados según una jerarquía de tamaños, donde los pedazos más grandes serán convertidos en más pequeños para poder trabajar con ellos en la máquina, así como los más pequeños, serán introducidos directamente en ella.

Una vez tenemos a los trozos perfectamente molidos, las partículas de cemento que se obtienen son filtradas para limpiarse de impurezas y poder obtener un producto de calidad prácticamente igual al cemento original.

cc

Usos del hormigón reciclado

Una vez se ha proceso el cemento reciclado, este puede dedicarse a diferentes tipos de usos, entre los cuales destacamos algunos como:

  •  Gravilla para nuevos proyectos de construcción en el caso de los trozos más pequeños de cemento, los cuales resultan muy versátiles y socorridos al ser utilizados como la capara más baja en el asfaltado de nuevas carreteras, así como también puede ser utilizado como árido seco para la creación de nuevo hormigón fresco, aunque para ello, ha de tratarse de un producto reciclado completamente libre de contaminantes.
  • Controlador de la erosión, como por ejemplo el riprap, en los trozos de cemento reciclado de mayor tamaño.
  • Producto sustituto del estuco y el acolchado, donde el cemento reciclado de calidad es capaz de proporcionar fiabilidad como un material de buena calidad, y con unos resultados estéticos atractivos.
  • Construcción de muros de contención económicos, ya que, por ejemplo, los gaviones pueden ser rellenados con cemento reciclado, ofreciendo un producto con un precio de mercado muy bajo que resulta interesante y atractivo para el constructor.

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.