Caléndula

La caléndula (calendula officinalis) es una planta de flor bastante conocida con una floración muy bonita pero que además, destaca por las grandes propiedades curativas que tiene y que hace que el hombre se sienta beneficiado por ellas. De forma común, esta planta se puede llamar también margarita y en su género podemos encontrarnos entre unas doce o veinte especies diferentes de las que sus propiedades no se han estudiado en profundidad. No obstante, hay estudios que aprueban el poder antiséptico (sobre todo) de estas hojas de caléndula y por ello queremos que conozcas un poco más sobre la misma en este artículo que te traemos a continuación. ¿Quieres saber más detalles sobre esta flor?

¿Cuáles son las características principales de la caléndula?

La calénduda es una planta que ofrece flores acabadas en margarita y que como hemos dicho, también puede ser reconocida en muchos espacios por ese mismo nombre comentado. La floración de la que esta dispone (que es lo más llamativo con lo que cuenta) es de gran tamaño y está bien desarrollada. Su color, de un vivo naranja, hace que sea digna de cualquier centro de nuestro salón o de las terrazas más sublimes. No obstante, también podemos encontrarla en tonos amarillos muy fuertes que se ven desde la distancia. Las flores de esta caléndula salen en el mes de junio aproximadamente y terminan por la temporada de invierno.

Calendula

Las flores de la caléndula no son muy resistentes al frío y a menudo se echan a perder con él en cambio, hay ocasiones en las que se puede exponer al mismo y no solo sobrevive sino que hace ver sus pétalos del mejor de los colores. Igualmente, pasando a hablar de la flor como planta en sí, el tamaño de que dispone no es muy grande y a menudo, sorprende su escasa altura (de 40 a 50 centímetros como mucho)

La caléndula es de fácil cultivo por tanto, no vas a tener que complicarte demasiado de cara a si te has interesado en tenerla para tu huerto. Es necesario que las semillas que tengas las siembres siempre en un lugar soleado porque, como bien hemos dicho, necesita de este tipo de clima para desarrollarse y que salga a la luz su preciosa flor. El mes perfecto para pasar a la siembra de esta planta es agosto donde podremos disponer de muy buena temperatura mientras el sol quema y las semillas irán creciendo lentamente.

Los cuidados a tener en cuenta son básicamente los que se tienen con las flores comunes, ya que más allá de estar pendiente de hacerles el regadío y quitar las pequeñas manchas que puedan deteriorar el desarrollo de la planta, no tiene mucho más. Cuando comienza a florecer, lo ideal es que se vayan quitando las mismas (en el caso de que quieras hacerlo) cada tres o cuatro días pues de esta manera, conseguirás que su floración se estimule como es debido.

Como detalle para el cultivo y los apasionados de la jardinería o las cosechas, debemos decir que la planta de caléndula es buena para la plantación de  hortalizas o frutales pues, es un buen aislante de las determinadas plagas de bichos que pueden aparecer alrededor de la misma.

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.