Alójate en verde

Van a más los alojamientos que se pasan a eso que se conoce por cultura de la etiqueta verde. Desde lujosos bio-hoteles a rústicas casas rurales, los establecimientos donde hospedarse en armonía con el medio ambiente se multiplican a diestro y siniestro. Hablamos de lugares diseñados de tal modo que pueda reducirse el gasto energético a su mínima expresión, lugares donde se sirven alimentos de cocina ecológica.

Hay distintas acreditaciones que reconocen este tipo de hoteles comprometidos con la sostenibilidad turística y la conservación ambiental. Así, el Instituto de Turismo Responsable otorga la Certificación Biosphere, el Green Goble integra a distintas compañías en su programa y la Foundation for Environmental Education concede la Green Key.

Los criterios que distinguen un hotel ecológico tienen que ver con su ubicación en parajes de valor natural, su menú basado en alimentos ecológicos y vegetales, su arquitectura bioclimática y el uso de energías renovables, especialmente la solar; así como el control del agua, las emisiones y los residuos.

Al mismo tiempo que minimizan el impacto negativo en la comunidad y el ambiente, estos hoteles fomentan el ecoturismo protegiendo el patrimonio cultural y los recursos naturales del entorno. Dicho esto, se  entenderá fácilmente que los costes de mantenimiento de estos hoteles superen los convencionales, y de ahí el incremento en el precio del hospedaje. Pero está claro que el ecoturismo va a acabar adueñándose de las costumbres de toda aquella persona que quiera acercarse a la naturaleza en el futuro.

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.