El mamífero más pequeño del mundo

Dentro del medio natural en el que vivimos los seres humanos, existe una gran cantidad de fauna que es capaz de sorprendernos por sus capacidades para la caza, el camuflaje, o simplemente por su tamaño. Y es que es precisamente el volumen una de las cosas más sorprendentes y llamativas que podemos encontrar en el mundo de los animales, con especies que son capaces de dejarnos completamente sin palabras por su enorme envergadura, como puede ser el caso de los elefantes, un mamífero muy popular al que se considera como uno de los más grandes de la tierra.

Sin embargo, ¿qué pasa con todos esos animales de menor tamaño que pasan completamente desapercibidos?, como es el caso del curioso animal al que queremos dedicar el artículo de hoy, el curioso murciélago nariz de cerdo, al cual se le considera como el mamífero más pequeño que puebla el planeta tierra.

mur pippip

El murciélago nariz de cerdo, un mamífero minúsculo

Este pequeño mamífero posee un aspecto exterior muy curioso y singular, al que además de por su denominación de murciélago nariz de cerdo, también conocemos como murciélago abejorro, por su pequeño tamaño.

Esta especie de murciélago es la más pequeña dentro de todas las clases de este mamífero, con un peso que alcanza menos de un cuarto de onza y una medida de aproximadamente una pulgada de longitud. Su anatomía es también muy exótica, ya que encontramos por ejemplo unas grandes orejas completamente desproporcionadas si las comparamos con el resto de su cuerpo, una cola de diminuto tamaño que cuesta ver a simple vista, y unas alas largas y frágiles que hace que nos preguntemos como se las apaña este pequeño mamífero para afrontar el vuelo.

Muchos expertos han tratado de explicar la experiencia de vuelo de este murciélago, tras lo que después de varios estudios se ha determinado que posee una especie de correas en las patas traseras, con las que es capaz de dominar su cuerpo por completo durante el vuelo, así como realizar giros y movimientos violentos con rapidez.

Para su diminuto tamaño, este murciélago ha conseguido desarrollar una musculatura de fuerza notable, por lo que sus patas y garras traseras son muy fuertes, permitiéndole la posibilidad de agarrarse a ramas, salientes o techumbres de manera sencilla y estable, lo que prácticamente les brinda la posibilidad de descansar prácticamente en cualquier lugar por escarpado o elevado que este sea.

Este murciélago fue descubierto alrededor de la década de 1970, siendo todavía en la actualidad todo un misterio que nos hace preguntarnos muchos detalles y procesos de su evolución, sus costumbres, así como su modo de vida. Existen expertos biólogos que afirman que esta especie de murciélago se encuentra presente en más lugares de la tierra más allá de  el sudeste de Birmania así como en algunas zonas del oeste de Tailandia, tan solo que estos todavía no han sido identificados.

Además, curiosamente posee una característica que lo diferencia también de las demás especies de murciélagos, ya que la especie nariz de cerdo posee una tonalidad entre el rojizo pardo y el gris, todo lo contrario al color negro al que las demás especies de murciélagos nos tienen acostumbrados.

Por último, y tal y como su nombre indica, posee un rasgo único y distintivo al que debe su nombre: su hocico, el cual resulta muy similar al que podríamos encontrar en un cerdo.

En conclusión, el murciélago nariz de cerdo es un animal de pequeño tamaño, un pequeño misterio de la fauna que habita en nuestro planeta tierra y sobre el que todavía a día de hoy, nos quedan un sinfín de secretos por descubrir.

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.