La biomasa como energía renovable

pellets

Por biomasa entendemos la materia viva o, mejor dicho, orgánica. Este tipo de sustancia puede proporcionar grandes cantidades de energía limpia, renovable y ecológica con la ayuda de las nuevas aplicaciones tecnológicas. Gracias a distintos dispositivos que se alimentan de esta fuente energética, podemos conseguir energía calórica y eléctrica. Pero no acaban ahí las virtudes de la biomasa, y es que su recogida del campo y las zonas rurales puede reducir el riesgo de incendios forestales, además de ser útil como fertilizante a la vez que frena el cambio climático en la medida en que reemplaza otro tipo de energías contaminantes.

La biomasa incluye cualquier tipo de residuo orgánico animal o vegetal que, debidamente tratado, produce energía calorífica y eléctrica. La energía extraída de la biomasa puede emplearse en el hogar a través del agua caliente, la calefacción o la cocina; y al mismo tiempo que genera electricidad. Decimos que la biomasa debe ser tratada como es debido para producir energía porque los materiales básicos recogidos de actividades forestales, ganaderas, agrícolas y explotaciones madereras han de transformarse, mediante procesos artificiales, en aglomerados, pellets, cenizas, etc.

La biomasa, los materiales que produce espontáneamente la naturaleza, ha sido la principal fuente de energía utilizada por el hombre antes de la Revolución Industrial. Es importante que los avances científicos implementen mecanismos que optimicen el rendimiento energértico de esta fuente de calor y electricidad limpia y renovable.  

Fuente: foto

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.