Coches eléctricos, ventajas y desventajas para el medio ambiente

Los coches eléctricos son una de las mejores opciones para preservar el medio ambiente y así evitar la exagerada dependencia mundial del petróleo que todavía existe a día de hoy. No es de extrañar que estos autos sean defendidos por muchos ecologistas, si bien es cierto que sobre este punto también hay voces discrepantes.

En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre estos vehículos, caso de su definición, cómo funcionan, precios, autonomía y, lo que es más importante, cuáles son sus ventajas y desventajas para el medio ambiente.

Qué son los coches eléctricos

Los coches eléctricos son medios de transporte que no utilizan combustible fósil para funcionar. Este tipo de automóviles emplean energía eléctrica para poder hacer que su motor pueda permanecer en marcha durante recorridos en carretera.

Cómo funcionan los coches eléctricos

Como ya sabéis, el conocido motor de combustión interna es sustituido en estos vehículos por uno o varios motores eléctricos que funcionan con la ayuda de la energía que se almacena en las baterías.

La electricidad viaja hasta el motor eléctrico, donde se transforma en energía mecánica gracias al empleo de campos magnéticos que se generan en sus bobinas.

Y es que en el motor hay dos tipos de imanes: los estáticos y uno giratorio que es atraído de forma constante por los anteriores. La rotación que se genera hace que se muevan las ruedas del coche.

Cómo se recargan los coches eléctricos

Es lo más sencillo del mundo. Tan sólo hay que enchufarlo en el punto de recarga y… ¡ya está! No todos los vehículos tardan lo mismo en cargarse, de ahí que este proceso pueda variar entre apenas unos minutos y varias horas (algo que también depende de la toma desde la que se efectúa la recarga).

Es muy recomendable realizar la carga cuando la batería esté más vacía, ya que de este modo se recargará con mayor rapidez.

Precios de los coches eléctricos

Los coches más caros llegan a superar los 150.000 euros (es lo que sucede con algunos modelos de Tesla), mientras que los coches electricos más baratos rebasan por poco los 20.000 euros (hablamos, eso sí, de automóviles realmente pequeños).

De todos modos, cada vez es más fácil encontrar coches electricos asequibles en el mercado.

Autonomía de los coches eléctricos actuales

Los coches electricos con más autonomia pueden superar los 500 kilómetros, aunque los más baratos se quedan en unos 100 kilómetros.

Ventajas de los coches eléctricos

Son más ecológicos

Los vehículos eléctricos son mucho más útiles que los que usan combustible ecológico, que pueden emitir gases invernadero iguales que los autos con combustible tradicional (además de hacer que la tierra deba ser utilizada para el cultivo de materia primera para energía en vez de ser usada para el cultivo de productos agrícolas para consumo humano).

Coches eléctricos, qué son, cómo funcionan, precios

Está claro que los coches eléctricos son el futuro (sobre todo si queremos proteger y conservar el entorno que nos rodea).

Ahorro de dinero

Para que te hagas una idea, recargar un coche eléctrico te saldrá unas 5 veces más barato que llenar el depósito de gasolina de tu coche actual.

No sólo eso, sino que también pagarás menos por las reparaciones y mantenimiento del automóvil. Ten en cuenta que un vehículo eléctrico no precisa de aceite o no dispone de correa, filtros o embrague.

Los impuestos también son menores en el caso de comprar un coche eléctrico, e incluso hay subvenciones a la hora de adquirirlos. Por otro lado, también hay descuentos en los aparcamientos públicos (zona azul) para este tipo de vehículos.

Asimismo, existe una reducción de precio en el pago de peajes e incluso hay ayuntamientos en los que su recarga es completamente gratuita.

Desventajas de los coches eléctricos

El proceso de producción

El proceso de producción de los coches que usan energía eléctrica es igual de contaminante que el proceso de producción de automóviles tradicionales. Lo que más contamina en la producción de estos vehículos es la batería, que necesita muchos compuestos tóxicos.

La batería de los coches eléctricos es una pieza importante del mismo, ya que es el corazón del automóvil. Para poder crear vehículos eléctricos es necesario usar compuestos dañinos para el medio ambiente, como el níquel, el aluminio o el cobre.

Estos compuestos hacen que los automóviles eléctricos contaminen antes de entrar en las carreteras, aunque, cuando entran en las mismas, la producción de emisiones de carbono disminuye significativamente.

Una mayor producción de energía eléctrica

Los coches eléctricos necesitan energía para poder ser utilizados, energía que se obtiene de centrales eléctricas posicionadas en espacios estratégicos. Estas centrales eléctricas pueden funcionar con minerales tóxicos, como el carbón o el petróleo, lo que hace que el automóvil eléctrico contamine igual que uno tradicional.

Muchos opinan que de qué vale usar un coche eléctrico que no contamina, si la electricidad utilizada logra generar las mismas emisiones que un auto con combustible fósil tradicional. Lo ideal sería utilizar fuentes renovables de energía para poder mantener en funcionamiento los automóviles con energía eléctrica.

El problema con las plantas de energía eléctricas renovables es que no están en capacidad de sustituir todas las plantas de energía eléctrica no renovable y, al mismo tiempo, sustituir el uso de combustible fósil en todos los vehículos que hay alrededor del mundo.

Puntos de recarga

Todavía no están tan extendidos como las gasolineras convencionales y, por tanto, supone una enorme desventaja para los poseedores de este tipo de autos. Según vayan transcurriendo los años y el uso de los coches eléctricos se popularice, el número de estos puntos se verá incrementado de forma considerable (hasta será habitual tenerlos en cualquier garaje).

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.