Los ecologistas insatisfechos tras el CITES

200511720-001

Clausurada la Convención sobre el Comercio internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvrestres (CITES) en Doha, los más de los ecologistas se han quedado más bien insatisfechos en la idea de que los argumentos económicos se han impuesto sobre los puramente medioambientales. Una parte sustancial de los animales a los que se quería atribuir estatus de especie protegida ha salido tan desamparada como estaban antes de iniciarse el congreso. Especialmente polémico ha resultado el debate sobre la prtección del atún rojo, que no ha sido incluido en la lista de estas especies. Los ecologistas señalan con el dedo a Japón como el gran responsable de que las propuestas referidas a la fauna marina no hayan tenido éxito.

La moción emprendida para prohibir la comercialización del atún rojo fue echada abajo por clara mayoría: 60 votos en contra ante sólo 20 a favor. Lo cierto es que las especies marinas de consumo alimentario por parte del hombre no han salido ni mucho menos bien paradas, y tampoco otras especies del mar como los corales y los tiburones candidatos a entrar en la lista.

Hay otras especies, en cambio, que sí han recibido el estatus de protegidas. Es el caso del pez napoleón, el rinoceronte, los elefantes o el tigre. Durante el CITES se ha puesto de manifiesto, igualmente, la preocupante situación por la que están atravesando los gorilas del Congo.

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.