Más calentamiento global menos alimentos

arrozales

El cambio climático también va a trastornar nuestra alimentación. Y ello porque, en términos globales, va a decrecer la capacidad del hombre para producir más y más cantidad de alimentos en un planeta cuya temperatura aumenta por momentos. Cuanto más ascienda la temperatura del globo más problemas tendremos para proveernos de comida. Así lo dice el último especial de la revista Science, según la cual 3.000 millones de personas que viven en torno al ecuador pasarán hambre a mediados del siglo XXi, fecha en la que se prevee un aumento de tres grados en los termómetros de las zonas tropicales de la Tierra. Este incremento del calor traerá consigo una bajada del 20% ó 30% en el rendimiento productivo de las tierras cultivables. A lo que se debe añadir el crecimiento de la población mundial en un tercio por encima de los valores actuales.

Mucha gente y escasez de alimentos. Este es el panorama que nos espera a menos que cambie la percepción popular acerca de los alimentos genéticamente modificados. Exacto: la biotecnología agrícola es una de las pocas soluciones que nos quedan si queremos evitar las carestías que se nos avecinan.

Con más calor y menos precipitaciones en forma de lluvia, las cosechas serán más reducidas y de peor calidad energética. Lo que se explica echando de ver que la fotosíntesis se realiza idealmente a temperaturas de 20 ó 25 grados centígrados. Otros problemas relacionados con el calentamiento global que afectarán a la producción de alimentos son la salinización de los suelos, la desertificación o la escasez del agua.

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.