Obama vuelve al escenario de la marea negra

Desastre_ecologico_EE_UU

Barack Obama, presidente de Estados Unidos, está de visita por segunda vez en la zona afectada por el vertido de petróleo que desde hace unos días viene manchando de crudo las costas de Luisiana y que ya ha contaminado el delta del río Misisipi. El presidente quiere de esta manera observar de primera mano las operaciones de limpieza en el litoral de Luisiana, así como el operativo desplegado en lucha contra la marea negra. Obama ha anunciado que la moratoria de prospecciones y perforaciones marítimas  en busca de petróleo se extenderá seis meses más. Este decreto paraliza las perforaciones que actualemte estaban en curso en Alaska, Virginia y otras 33 en el Golgo de México, escenario de la catástrofe ecológica.

En la misma línea, la administración Obama ha prescindido de los servicios de Elizabeth Birnbaum, ya ex directora del sistema encargado de regular la explotación marina. Por su parte, Tony Hayward, consejero delegado de British Petroleum, ha declarado que aún habrá de pasar un par de días para saber si los últimos intentos de cegar la fuga de crudo cumplen su cometido.

BP continúa inyectado lodo y otros materiales pesados a las fisuras existentes en el pozo que está al pie de la antigua plataforma petrolera. Por otro lado, Thad Allen, almirante de la Guarda Costera, ha señalado que por el momento se ha detenido la fuga de hidrocarburos. Mientras, la marea negra se extiende por 160 kilómetros de costa al sur de Estados Unidos.

Déjanos tu opinión

Acepto la Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.