La contaminación acústica y el medioambiente

contaminacion_acustica

Llamamos contaminación acústica al exceso de ruidos penetrantes y continuos que traspasan el umbral de la tolerancia. El impacto de la contaminación acústica tanto en el campo y la ciudad como en los hombres y el resto de animales viene regulado por legislaciones relacionadas con el medio ambiente. Sucede así, combatimos el ruido en nombre de la protección al medio ambiente. Las oficinas que promocionan ordenanzas de regulación del ruido son las oficinas dependientes de los organismos públicos de medio ambiente. En España, por ejemplo, el Sistema de Información sobre Contaminación Acústica forma parte del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

La contaminación acústica o sonora afecta a la calidad de vida tanto de los humanos como del resto de animales. En las personas el ruido contaminante puede causar trastornos auditivos y psicológicos como estrés, insomnio, ansiedad o depresión. Ahora bien, un ruido se considera contaminación acústica cuando supera los 50 decibelios. Así lo dice la Organización Mundial de la Salud. El principal causante de la contaminación acústica es el hombre y, más concretamente, la actividad que despliega el hombre en los entornos urbanos.

Entre los agentes de mayor responsabilidad en la contaminación acústica están el tráfico, la actividad fabril, la construcción de edificios, las obras urbanísticas y el tránsito de los aeropuertos, que afecta a los hombres y también a las aves.

Déjanos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.