Científicos de EEUU salvan al diablo de Tasmania

demonio-de-tasmania

Científicos estadounidenses han puesto en claro la causa del tumor facial que tenía al demonio de Tasmania al filo de la extinción. Esta especie oriunda de la Isla de Tasmania viene sufriendo una enfermedad endémica que deformaba el rostro de los animales afectados llegando incluso a causarles la muerte. Hasta ahora, el agente patógeno responsable de este feroz tumor había permanecido oculto a las luces de la ciencia, pero nuevas investigaciones genéticas van a garantizar la supervivencia de la especie. Podemos estar agradecidos al equipo de científicos estadounidenses, pues sin este hallazgo el diablo de Tasmania tenía sentenciada la extinción en un plazo de 30 años.

Los científicos del Laboratorio Cold Spring Harbor (CSHL) han publicado un informe con los resultados de su estudio en la revista Science, donde se asociaba la etiología del tumor con las células de Schwann, tejido que contribuye a la conservación de las fibras nerviosas. La patología, específica de estos marsupiales oceánicos, se identificó por primera vez en 1996 y en un abrir y cerrar de ojos se cobró 75.000 demonios censados. Lo que se explica si entendemos que el tumor acaba con su víctima en apenas seis meses propagándose con el solo contacto físico entre los especímenes.

La causa del tumor se ha detectado secuenciando la serie de genes vulnerables a la invasión cancerígena. De esta manera se ha dado el primer paso en la interrupción de la mortandad de los demonios de Tasmania.

Déjanos tu opinión

Acepto la Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.